viernes, 1 de noviembre de 2013

Viagra para futbolistas: con el "ego" por las nubes


Hace unos días me encontré con una noticia que me dejó literalmente alucinado. Resulta que, al parecer, algunos futbolistas podrían dedicarse a tomar Viagra y no precisamente para mejorar sus erecciones, no. Cuando empecé a leer cosas sobre los tratamientos para la impotencia, me di cuenta de que los medicamentos no siempre tienen una única función. Como cuando tomas una aspirina para el dolor de cabeza mientras que tu abuela lo hace para que le mejore el riego. Pues lo mismo. Lo que pasa es que cuando son pastillas tan célebres como la Viagra, que en cuanto la mencionas ya piensas inmediatamente en sexo, la cosa cambia. Yo siempre había pensado que solo servía para tratar los problemas de impotencia, pero he ido descubriendo que en un primer momento estaba pensada como un tratamiento para la insuficiencia pulmonar. Ya veis la relación que puede tener una cosa con la otra. Es como mezclar el tocino con la velocidad…

En teoría, en el prospecto de Viagra se dice que solo pueden tomarlo hombres mayores de 18 años, ¿no? Y, sin embargo, después te encuentras con que se han estado usando las pastillas azules para tratar incluso a niños pequeños con distintos problemas de desarrollo. Supongo que todo es una cuestión de cómo hemos estigmatizado el hecho de tomar Viagra. Tenemos tan grabado en el cerebro que es para mejorar en el sexo que no nos damos cuenta de que tiene otras propiedades a lo mejor igual de interesantes. 

Lo de los futbolistas no sé si es verdad o mentira, pero yo tampoco pondría el grito en el cielo si usasen Viagra. No quiero decir que esté a favor del dopaje ni de que se tomen cosas para aumentar el rendimiento de forma no natural, pero haría de ello un debate distinto. Supongo que si lo han sacado en algunas publicaciones es por el morbo de pensar que muchos jugadores que van por ahí de gallitos y fardando de que se comen todo lo que se les pone por delante luego toman Viagra. Lo que no hay que olvidar es que las pastillas para la impotencia no son milagrosas y no te provocan una erección al instante. Que no, que se necesita que te estimulen algo. Si no te calientan, no va. Así que que nadie se espere ver a un centrocampista en tienda de campaña en pleno partido. Sea verdad o no que se la toman, los futbolistas no irán por ahí dando la nota. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada